Comencemos…

Such is life in the tropics
Such is life in the tropics

Y pues así comenzamos…

Llegué hace  casi doce años a Cancún, recién salidito del D.F. con una maleta, un traje de vestir que me prestó mi papá, una torta de tamal y un maletín de esos que usan los empresarios y que nunca volví a cargar en mi vida. Estaba listo para tomar por sorpresa a Cancún y a todo lo que Cancun representa. En el inter me topé con que Cancun fue quien me tomo por sorpresa, me tumbó, me levanté unas cuantas veces y me volví a levantar.

No me atrevo a decir que soy un don Juan, ni un conquistador, ni un galán por que es evidente que no lo soy, pero algo sucede. Llámenlo habilidad de ventas, analítico perdido, lengua de plata o puro y antiguo choro mata carita, pero no soy desconocido a los asuntos de las mujeres. He hecho de toda clase de estupideces y les agradezco a todas lo que me aguantaron para poder llegar a este punto de mi vida.

Actualmente vivo con una mujer maravillosa quien conoce toda mi historia, toda mi mente y todo mi presente y está aquí conmigo haciendo su vida con la mía. Para no afectar sensibilidades la mayoría de mis personajes en esta loca historia tienen unos fantásticos seudónimos que muy probablemente olvidaré, así que eventualmente escribiré una especie de árbol genealogico de personajes seudoficticios.

Han pasado tantas cosas y siguen pasando que, no me queda de otra que plasmar todo en un mundo virtual donde estoy seguro que vivirá mucho mas tiempo de lo que durará mi memoria. Cabe mencionar que algunas cosas que postearé son textos que escribí hace algunos años por lo que, dependiendo la visión y la versión, pueden ser mejores o peores que lo que escribo hoy en día.

Así que bienvenidos, pasen adelante, vengan a escuchar no a la verdad, ni a la mentira, sino a la versión de Cole.

Los comentarios están cerrados.