Ponle dinamita a tu casa

el

El amor es un perro derribado por la fuerza de su propio latido.-

JMZ

Hace unos años tuve la oportunidad de tener una conversación con José María Zonta. Estaba yo proponiendole una historia para una novela. Para ser honesto no recuerdo exactamente como llegamos aquí pero me dijo algo que aún me resuena. Estoy parafraseando en caso que el maestro lea y no recuerde estas precisas palabras pero me dijo algo así.

“Yo (él) era un exitosísimo abogado, tenía una gran casa, una esposa, una carrera, una familia orgullosa de mi y mis logros, mi padre era un abogado de renombre que siempre quiso que fuera yo abogado. Y cuando cumplí 31 años me di cuenta de que todo lo que había construido, la casa que es mi vida, metafóricamente hablando, tenia cimientos que yo no fundé, torres que yo no puse ahí, un techo que me gané sin realmente quererlo y una vida que, independientemente del éxito económico, no me hacía feliz. Ahí me di cuenta que hasta que ya tienes cierta edad, la mayor parte de tu vida no ha sido elegida por tí, sino por tus condiciones. Nací en Costa Rica, que ya de entrada el idioma y el país decide mucho de lo que vas a pensar en el futuro, mi kinder no lo escogí, ni la primaria, ni la secundaria, ni la preparatoria. La escogieron mis padres. Obviamente al ser mi padre un abogado y al ser él quién tuviera la posibilidad de pagarme la escuela, estaba yo mas inclinado a seguir sus deseos que los míos. En la universidad conocí a mi ex esposa y la idiosincrasia y sociedad de la escuela hasta cierto punto me orilló a pensar en ella como la madre de mis hijos. Saliendo de la carrera mi padre arregló para mi un trabajo estable y con futuro de manera que para mi cumpleaños 31 realmente no había mucho que yo verdaderamente había elegido para mi.”

Me tienen ahí en ese entonces con uno de los poetas mas galardonados de América latina diciéndome que la poesía no nació en el seno materno, que llevaba una vida de Godinez como muchos de nosotros aunque bastante mas exitosa y me confesaba como se dio cuenta de mi temor mas grande: Terminar siendo lo que todos querían que él fuera. Continuó:

“Entonces en el momento que me doy cuenta que no soy feliz, que esa metafórica casa que yo había construido, verdaderamente no la construí yo, fue una casualidad, una serie de eventos que pasaron y que yo no elegí. En ese momento (me parece que el maestro aquí se tomó licencias literarias con los tiempos) renuncié a mi trabajo redactando leyes,  me divorcié y me dedique a la poesía. Puse unos kilogramos de dinamita en esa casa que me construyeron  y la volé en mil pedazos para finalmente hacer de mi vida lo que yo quiero.”

No puedo enfatizar que tanto me refiero a que no era una casa hecha de concreto y madera sino un símil a como nuestra vida es nuestra casa y nosotros la construimos. Lo enfatizo por si acaso hubo algún incendio en la vida o los alrededores del maestro,  este texto no se tome como una confesión a un alumno desconocido.

Aclarado el punto sigo..

En mi vida, a partir de ese día me dedique a que me valiera bastante madres lo que los demás pensarán y me dedique a hacer lo mío, a veces con toda la intención de hacer lo contrario de lo que esperarían todos de mi. Y por un tiempo estuvo bien, fue divertido… MUY divertido. Pero a lo largo de un tiempo esta concepción de no adecuarme, de no ajustarme, se volvió mi propia prisión donde inclusive se veía mal en mi la monogamia, la sobriedad, la tranquilidad, el hecho de tener una mascota y cuidarla y amarla, no se diga de una mujer, ya era esperado que se volvieran juguetes para mi al grado que ya ninguna creía cuando había sentimientos que surgieran de mi.

A la enseñanza de Zonta puedo añadir que no solamente debes ponerle dinamita a tu casa una vez. Cual vil juego de Minecraft, o Lego para los que somos mas vetarros, puedes destruir y volver a construir tantas veces quieras tu propia casa, tu historia. Quieres vivir al extremo? Hazlo! con todo lo que tengas, pero si disfrutas los fines de semana viendo friends en Netflix, por dios, hazlo también. Te encanta ir de compras con tu mujer y decorar tu casa aunque no se lo digas a tus amigos? Por dios hazlo!! Y si ademas de eso disfrutas plenamente una buena pelea de UFC hasta ver que otro ser humano pierda el conocimiento en el nombre de tu satisfacción de sangre, bienvenido seas!!

Somos una maquina compleja llena de contradicciones, de errores y de mutaciones. Para eso estamos aqui, ni nuestros padres, ni los amigos ni tus compañeros de trabajo, ni tu jefe, ni siquiera la aceptación del sexo opuesto puede poner límites a lo que somos, siempre tendremos la capacidad de ponerle dinamita a tu casa y escribir una nueva historia que te haga feliz.

Están de acuerdo con Mi maestro acerca de las explosiones de vida?