Odiado vecino…

Procuro mantener una silueta de conciencia civil lo suficientemente creíble para que la gente me tenga en un concepto de persona tolerante. Eso lleva a creer a la gente a pensar que me interesan sus problemas. Normalmente sigo la corriente y comento una o dos cosas genéricas sobre el asunto y sigo mi camino.

Sin embargo, una de las decisiones mas estúpidas que he tomado (lo dice un tipo que parecía salido de un incendio después de haber caído y arrastrarse 2 metros en el nombre de salvar una botella de tequila de caer al suelo.) fue comprar un departamento en un marco legal de “Condominio”. Esto quiere decir que estas sujeto a una serie de reglas y lineamientos creados para la “sana” convivencia de los que ahí viven. De lo cual estoy de acuerdo en realidad, dios sabe que volveríamos a la edad de piedra si no hubiera un pliego de reglas para salvaguardar la vida de sus hijos. Solo que a veces se toman las reglas muy a pecho.

Por ejemplo, el “condominio” tolera e incluso motiva la pertenencia de mascotas, sin embargo, una “regla” de este documento preservador de la paz y armonía, también dice que dichas mascotas tienen prohibido estar en el pasto. Esto esta abogado bajo el entendimiento que la orina de los perros en el pasto “daña” el césped importado colocado en el suelo y puede tener influencias negativas en la salud de los hijos de todos.

Dentro de lo que considero las bases de la biología o por lo menos una parte muy aburrida de la película del Rey León, es hasta cierto punto necesario el excremento de las especies animales así como sus cuerpos sin vida en descomposición para que prolifere el pasto. Inclusive hay algunos locos ambientalistas que utilizan algo llamado “abono” que se compone en un alto grado de materia fecal para lograr que la vida vegetal se expanda y de frutos.

Hasta donde me quedé en mis clases de historia y salubridad aun no ha muerto una colonia de humanos por la orina de un perro. Pero así es la vida condominal. El asunto no para con los perros, ahora hay que tener una matricula que despliegue tu responsabilidad civil al pagar tu mantenimiento. Cada mes te dan una estampita que pones en tu coche para que te den acceso los guardias de seguridad. Si no pagas los mantenimientos, sin embargo, la penalización es tener tu nombre en el pizarrón de la vergüenza y tener que bajar a abrir la reja tu mismo.

Al mismo tiempo, tuve una reunión sin música hace unas semanas hasta muy altas horas de la noche. Al despertar al siguiente día (cerca del medio día), amanecí con las buenas nuevas de que mi coche había sido desacrado con un bote de pintura blanca arrojado bastante impresionistamente sobre el toldo, cajuela y cofre. Y la respuesta del organismo de cobranzas, administración y seguridad fue: Vamos a mandar un mail para que no vuelva a pasar.

Por lo que defino…. Odio a mis vecinos.

Ustedes no?