Revisar las pertenencias…

el

En otro blog hace muchos años escribí esto. Hablando de como uno debe evaluar si alguien debe bajar del vehículo de tu vida y de como a veces dejan pertenencias no solicitadas, dando así el consejo de que hay que revisar lo que uno deja al abandonar la vida de otros.

Hoy sin lugar a dudas me retracto de lo dicho al final, pero insisto en revisar las pertenencias antes de bajar de la vida de alguien. Ya no en un intento de no dejar nada olvidado de uno mientras la vida nos lleva delante, sino como una evaluación seria de que cosas buenas pudo alguien dejarte.

Puede ser un paraguas, una defensa que la persona siempre utilizó contra el humedecer del alma, que hoy en la lluvia es mero juguete que deja seleccionar las gotas que lo tocaran a uno. Puede ser unos lentes de sol que la persona usaba para ver mas allá de lo evidente de otros y hoy sirve para poder observar las luces de nueva gente sin miedo a ser deslumbrado. Pueden ser tantas cosas que en su momento parecían terribles y oscuras aunque finalmente y, a la llegada de la persona correcta, se vuelven justo las herramientas que nos faltaban…

O es mejor bajarse con todo y chivas?