Mexico Lindo y Querido

Hola, Buenas tardes!

Yo, me llamo Cole y… soy chilango.

No es que me dé pena, es que llevo demasiado tiempo fuera del bendito Distrito Federal para sentirme completamente orgulloso de algunas de las actitudes que conocemos como chilanga banda. Pero sí, debo admitir que soy chilango. Pero debo decir que hoy tengo otra visión de esta declaración.

No hace mucho odiaba ir al DF. Entre traumas infantiles, infancia abandonada, juegos de video perdidos y mi único reloj casio de calculadora robado a mis tiernos 12, el DF para mi era la trampa mas peligrosa donde un ser humano podría caer. Dudo que haya cambiado demasiado pero puedo decir algo diferente esta vez sobre mi ciudad natal: La ciudad de México.

Este mes la niña de mis ojos y yo decidimos visitar el susodicho destino. Ella con la ilusión y la ingenuidad en los ojos, mientras yo constantemente tocaba mi cartera, mi celular y mi relo… MI RELOJ, agarrenlooooo!! No, espera, no llevé reloj. Constantemente vigilaba mi cartera y mi celular en los bolsillos de mi pantalón temiendo al legendario carterista citadino que te toca levemente y ya te vació tu fondo para el retiro.

Hicimos tres visitas relevantes una a Chapultepec, otra al centro histórico y otra a Coyoacán. Las iré relatando poco a poco pero puedo adelantar el resultado: Me encantó el DF. No atribuiré la evolución que yo emigrante he notado en diez años de ausencia a ningún partido político, ni a un gobernante, ni una administración particular, pues no he estado cerca del pulso de la ciudad para juzgar quien se puede poner una estrellita en la frente, pero puedo decir que la ciudad esta mejor que nunca. Debe por supuesto haber su lado negativo y los que viven en esa masa de gases tóxicos deben saber muy bien cual es ese lado. Pero lo que puedo decir es que estaba mucho peor cuando mi esquelética forma de esos años, deambulaba por sus calles, parques y fuentes.

Solo puedo decir que quede embelesado y con una ligera cosquilla de regresar, quizás cuando no haya tantos coches. Pero hoy puedo decir con todo orgullo, Yo soy CHILANGO.