Estos celos

celosEmpiezan de poco a poco. Al principio solo es una tierna e inocente demostración de interés por el objeto del afecto. Después es una incomodidad bastante liviana. Uno comienza a percibirlos y hasta los entiende uno, después de todo, cada quien tiene una moralidad diferente y hay que entender que no todos somos iguales. Después uno comienza  a pensar que es algo característico del género opuesto para finalmente llegar a pensar que uno es el que está mal y debe comenzar a cortar relaciones con personas que están en su círculo social tan solo para llegar al punto de que uno se aísla por no ofender las sensibilidades de la pareja. Así es como el pequeño Hulk se va adentrando en tu vida hasta que la domina por completo. Quien es este pequeño Hulk? Los celos.

El Dr. Luis Detinis describe a los celos: “pueden definirse, como el «egoísmo afectivo». Dos ingredientes frecuentes de los celos son la desconfianza (se observa en parejas) y la posesividad. En la posesividad existe el deseo de tener todo el tiempo consigo a la persona querida.”

El pequeño Hulk es un término que me gusta usar porque, aún mas que la ira en el citado personaje de Marvel puede convertir a alguien, los celos pueden lograr destruir relaciones a diversos niveles. Aunque los celos pueden partir de la envidia, es muy importante saber diferenciarlos pues principalmente los niños pequeños y los adultos en pareja suelen experimentar este particular tipo de envidia afectiva.

A veces es el cariño de uno de los padres, a veces la atención que una amiga le tiene a otra amiga mutua pero más típicamente estos celos se desarrollan entre una persona celosa con su pareja. Se puede basar en atención, en experiencias negativas con parejas anteriores, inseguridad en las capacidades o valor personal de quien los siente, pero invariablemente involucra a tres personas y la percepción del afecto dirigido incorrectamente.

Es muy fácil dejarse llevar por los celos hasta llegar a una celopatía que es la forma patológica de esta condición. Una persona celópata puede llegar a la violencia y hasta la muerte por dicha afección. Similar a los pensamientos obsesivo-compulsivo La mayoría de las veces pueden desatarse por un trauma psicológico o una pérdida fuerte de la concepción primordial del YO. Según el estudio de TERAPIA PSICOLÓGICA 2008, Vol. 26 de la universidad psicológica de Maranhao de Brasil.

Siempre hay maneras de solucionar ciertas inseguridades, trabajar en uno mismo para entender el concepto de la posesión como un aspecto negativo de la relación afectiva y siempre el diálogo puede conciliar diferencias de opiniones o, en los casos mas extremos, llegar a la conclusión de que la pareja puede llegar a ser nociva por los celos y determinar una separación.

Aqui les pongo un pequeño enlace para detectar en qué cara de la moneda se encuentran, si es que acaso están en una relación donde los celos predominan o los dominan…

http://quo.mx/revista-quo/2012/04/13/test-que-tan-celoso-eres

O no son celosos?