Por que ya no escribo bien…

el

Se me ha complicado escribir. No sé exactamente si es por falta de tema, falta de tiempo o falta de pasión. Ya tiene un par de años que esto de escribir ya no se me da. Creo que requiere precisamente eso, un poco de pasión. Con esto no creo que me haya vaciado de la pasión, mas bien mi pasión cambió de rubro. Solía estar lleno de esa nostalgia lastimera y azul que tienen aquellos que se quedaron de repente varados al lado del camino lamentándose por lo que se hizo o no se hizo. Muchos de los mejores escritores se alimentan de esto. Desde muy chavillo ya estaba por ahí una espina clavada en el corazón, entre abandonos paternos, la concepción materna de que la culpa la tienen los hombres, el gobierno, dios y la maldita pobreza. Ya se vislumbraba que para no tener que justificar mis derrotas, mejor ni le intentaba jugar al competidor.

Mi hermano mayor me trajo a Cancun para poder zafarme de aquellas monotonías de ser el hermano menor después de que los demás hermanos vuelan del nido, el papá se divorcia de la mamá y la mamá no tiene a quién echarle la culpa mas que a éste su baboso servidor.

Muchas botellas de tequila  y varias mujeres en mi cama después, me encontré con la durísima realidad de que nadie esta tomando cuenta del marcador. Que no tenía nadie contra quien competir y que al único imbécil que le importaba si perdía o ganaba era a mi. Y resulta que entre que me doy cuenta y que empiezo a hacer algo al respecto, se me muere mi hermana mayor. Maldito Cancer. Y ya para esos momentos era demasiado tarde para resolver tantas cosas con ella. Muy tarde para que nos explicaramos la verdad de la vida y finalmente nos moviéramos adelante con nuestras vidas y dejar atrás la nostalgia lastimera y azul.

Poco tiempo después, pero muy poquito tiempo después, me empecé a poner de nuevo pieza por pieza, en mi lugar. Este lugar al que todos pertenecemos pero dejamos que toda la bola de idiotas que siguen peleando contra ellos mismos nos dicen que no pertenecemos. Este único lugar donde la verdadera paz esta… Dentro de nosotros. Y no me refiero a la búsqueda interna de quien eres y como puedes compenetrar tu psique o hallar el nirvana dentro de tu espiritualidad, NO! Me refiero a ti mismo a tus huesos, a tu carne, a tu saliva, a tu piel. Este es el lugar donde perteneces donde tu eres el dueño, el maestro, el guía. El lugar donde todas tus preocupaciones, preferencias, anarquías, lluvias de ideas, creencias y demás residen. En ti. Adentro de tus huesos esta tu verdadero YO y lo mas chido es que tienes el dominio total de ese lugar al que perteneces.

Hay dogmas, religiones, creencias, libros de texto, libros de filosofía, gimnasios de crossfit, academias militares, círculos de meditación, familia lejana, partidos políticos, historias de tu mamá, platicas entre cigarros, posts de facebook y hasta gymborees que te tratarán de gobernar con sus palabras. Todos tienen una o dos palabras que vale la pena estudiar y abrazar, incluso hasta quedarte con algunas de ellas, pero no cometas el error de creer todo lo que las palabras te dicen. Todos ellos son entes que te quieren gobernar, por que no quieren quedarse dentro de si mismos, organizan estas “comunidades” para que otros que no están bien en si mismos puedan encontrarse al estar con otros.

Aprendí pues después de mis tormentas de melancolías inservibles que uno esta en su película y que debe uno tomar las riendas de su vida, darle fuerza a sus convicciones y estar cómodo con estar adentro de uno mismo. Tienes alineaciones, compromisos y creencias auténticamente personales y esta bien, pero nunca dejes que los que están afuera dicten o manden lo que tu ser tiene ser.

Poco, muy poco tiempo después de que entendí esto y empecé a trabajarlo encontré a la que es el amor de mi vida, pude comenzar un negocio propio y mi vida pasó de ser el trovador lleno de nostalgia lastimera y azul a alguien que finalmente esta cómodo con todo lo que esta dentro de él… Aunque ya no me salga escribir tan bien.